Remando puedes llegar incluso al pie del salto La Llovizna

Remando en los saltos del Caroní

Remando puedes llegar incluso al pie del salto La Llovizna
Remando puedes llegar incluso al pie del salto La Llovizna

Nadar en el profundo, fresco y oscuro pozo del río Caroní que se forma al pie de los saltos conocidos como “Tres Cascadas”,  ubicados a metros del imponente salto “La Llovizna” hace que uno se sienta haciendo algo que pocas personas han disfrutado, sobre todo luego de llegar hasta allí navegando a fuerza de remo en un ligero  kayak.   Todo es una suerte de aventura de esas que vemos en las películas y pareciera que sólo está al alcance de superatletas, lo que nos hace sentir aún mejor.

Pero lo más increíble del asunto es que cualquiera de nosotros, humanos normales sin gran entrenamiento, podemos vivir esta aventura que además no nos reclama siquiera viajar para llegar hasta ella, pues el privilegiado escenario que la envuelve se encuentra en  Ciudad Guayana,  donde termina el río Caroní y se une al imponente Orinoco.

No hace falta ser un atleta de competencia para vivir esta aventura
No hace falta ser un atleta de competencia para vivir esta aventura

Desde las rocas al pié de “Tres Cascadas”, que forman una suerte de espolón, donde se atracan los kayaks, se puede nadar en el pozo de la caída de agua, donde la corriente es considerable, o se puede escalar la arista de piedra y llegar hasta arriba de las cataratas teniendo la espectacular vista del salto “La Llovizna”  y los miradores del verde parque que lleva su mismo nombre, donde atónitos visitantes  son  espectadores de nuestra sencilla hazaña.

Área de navegación en kayak
Área de navegación en kayak

Un río único  en el mundo  lleno de secretos

El Caroní es el segundo río más importante de Venezuela, que nace en uno los mágicos y extraños tepuyes, el Kukenán y transcurre en un largo curso de 952 kilómetros, siendo además uno de los más caudalosos del planeta, con un caudal promedio de 4850 metros por segundo, y ocupando una cuenca propia de más de  95 mil kilómetros cuadrados;  también única en el globo pues jalonada de presas hidroeléctricas genera más del 70 % de la electricidad del país.

Además está salpicado de imponentes y hermosos saltos y cascadas casi hasta su propia desembocadura, como “La Llovizna” que da nombre al parque que enmarca el fastuoso salto y es uno de los atractivos turísticos de la urbe.

Las cascadas abundan de todos los tamaños
Las cascadas abundan de todos los tamaños

Ese es el privilegiado asiento de la aventura de remar entre sus saltos, pues luego de la travesía río arriba y contra corriente del puerto de salida, que puede ser el Club Náutico Caroní o el Parque Punta vista, donde se asientan las dos empresas  turísticas que te facilitan los kayaks, chalecos, guías y rutas lo que  queda es seguir las indicaciones de los expertos y descubrir uno mismo los múltiples secretos que ese  delta de cascadas tiene para todos, pues además de los grandes saltos como los ya descritos, la zona que es la unión de los parques Cachamay y La Llovizna es rica en pozos recónditos, piscinas tranquilas y  pequeñas oquedades donde los saltos de agua forman jacuzzis naturales mejores que ninguno creado por el hombre.

La belleza del río Caroní se descubre mejor en kayak
La belleza del río Caroní se descubre mejor en kayak

Los guayaneses y visitantes tienen la suerte de contar con estos hermosos parques en la ciudad, desde donde se pueden apreciar cascadas y saltos en sus muchos miradores y caminerías  elaboradas con ese propósito, sirviendo además de campo de ejercicio para quienes trotan, caminan, practican artes marciales o gimnasia.

Remando como los aventureros  con los mejores

Desde los kayaks, a fuerza de remo, se puede lograr además llegar a esos rincones que apenas se adivinan entre las curvas del río Caroní y su entramada red de cascadas,  lo que hace de este paseo una innovación para propios y extranjeros, pues  apenas tiene un puñado de años la apertura de las rutas para los remeros aficionados y profesionales.

Sólo remando se puede llegar a algunos sitios del río como Tres Cascadas
Sólo remando se puede llegar a algunos sitios del río como Tres Cascadas

La travesía inicial varía de intensidad dependiendo de la época del año y las condiciones del río, básicamente en verano cuando el Caroní está más bajo la corriente contra la que hay que luchar es mayor y por ende reclama más esfuerzo,  en los meses de lluvia o crecida algunos tramos son menos duros porque a mayor caudal disminuye la corriente en varios puntos.   Siempre hay lugares donde el río reclama un esfuerzo extra y hasta el más bisoño remero tiene que ponerle  ganas.

Dejando los kayaks en los remansos del río se puede llegar escalando rocas a lugares asombrosos
Dejando los kayaks en los remansos del río se puede llegar escalando rocas a lugares asombrosos

Sin embargo la cosa no requiere que uno sea un canoista experto para intentarlo, personas de la tercera edad y jovencitos mayores de doce años ya están habitualmente en condiciones de realizar la travesía, que siempre comienza con una completa inducción por parte de los calificados guías que  se ocupan de facilitar los equipos y  organizar las expediciones.

Posiblemente uno de los más calificados guías para estas travesías es el sucrense Leonel Vizcaíno,  Licenciado en Cultura Física del Instituto Superior de Cultura Física “Manuel Fajardo”, Santiago- Cuba entrenador de Canotaje del Estado Bolívar, del  Estado Sucre  y actualmente Director Técnico de la Asociación de Canotaje del Estado Bolívar.  Destacándose antes como atleta y medallista de los Juegos Los Andes 2005,  Juegos los Llanos 2007,  y como entrenador oficial del equipo Venezolano de Canotaje en los Juegos Suramericanos en Mar de Plata – Argentina, donde se obtuvieron las “Medallas Plata y Bronce” 2006.   Contando en su palmarés más de 200 medallas obtenidas en trayectoria como Entrenador de Canotaje.

Leonel Vizcaíno de Kayaks tours es uno de los más experimentados y calificados guías para el kayak en el Caroní
Leonel Vizcaíno de Kayaks tours es uno de los más experimentados y calificados guías para el kayak en el Caroní

Quien a pesar de impresionante curriculum es un tipo sencillo y cercano, enamorado del remo y del Caroní que ha sido uno de los pioneros abriendo estas rutas y otras más, incluida la que costeó la larga franja de playas de Venezuela en kayak, epopeya que si requiere un gran atleta como Leonel.

Su equipo de apoyo son jóvenes de la selección de remo, que fungen como guías auxiliares y asistencia a los noveles aventureros que se atreven a descubrir  los secretos de la desembocadura del Caroní a fuerza de brazo.

Para ubicar a Leonel Vizcaíno basta contactarlo por su teléfono celular 04149998801 o por sus redes sociales de Twitter @ecocaroní y en  Instagram y Facebook  kayaktours.

Una expedición a minutos de la ciudad

Otro de los grandes atractivos de esta ruta fluvial de remo es  la absoluta comodidad, pues los puertos de salida están en un club y un pequeño parque de  Ciudad Guayana, ciudad mixta de dos urbes, que aunque no es la capital del estado Bolívar, es su población más importante, ubicada en una lengua de tierra que semana una punta de flecha  entre  el Caroní y el Orinoco – la parte que se conoce como Puerto Ordaz- y la otra parte  -San Félix- exactamente en frente, discurriendo junto a los mismos ríos y  bañado su casco antiguo por el Orinoco en un malecón que es uno de los mejores sitios para ver sus inigualables puestas de sol.

Hay infinidad de jacuzzis naturales entre las ocultas cascadas del Caroní esperando ser utilizados
Hay infinidad de jacuzzis naturales entre las ocultas cascadas del Caroní esperando ser utilizados

La expedición básica se realiza apenas en una mañana, eso sí saliendo bien temprano, e incluye dependiendo del operador abundando hidratación, desayuno con frutas y  algo de dulces para aportar las calorías adicionales que se consumen remando.   Siempre es recomendable llevar zapatos para el agua, licras y camisas de manga larga, gorras –impermeables preferiblemente-, lentes de sol,  una botella de agua y por supuesto una cámara impermeable para registrar la experiencia que es única.

Eso sí, les avisamos que la experiencia el altamente adictiva y seguramente luego de ir una vez deseará repetirla o convertir el remo en uno de sus hobbies favoritos; y ni hablar del hecho que se enamorará del Caroní y sus aguas  frescas y oscuras.