100_2549

Río de Piedra: el cauce en una roca

Zona ampliada del área de Río de piedra en el Delta Amacuro
Zona ampliada del área de Río de piedra en el Delta Amacuro

Estamos acostumbrados a ver los ríos excavando su cauce en la   tierra, sembrados de rocas, con playas de distinto tamaño y vegetación por doquier, sin embargo en el municipio Casacoima  del estado Delta Amacuro en Venezuela, existe un particular torrente que transcurre en un gran tramo por una roca gigantesca, parte del macizo conocido como Sierra de Imataca, tan original que le brinda el alusivo nombre de “Río de Piedra”.

100_2549
Río de piedra es un torrente único que transcurre por el lecho de una roca gigantesca

El lugar  está a pocos metros del caserío conocido como “Los Manacales”, a unos diez kilómetros del pueblo de “Sierra Imataca”, capital del municipio, y es completamente accesible por carretera pavimentada de buena calidad partiendo de Ciudad Guayana en Bolívar que apenas dista unos 40 minutos del sitio.   Por ser un atractivo apenas conocido por los lugareños, es recomendable contar con un guía o “baquiano” de la zona para llegar más fácil, aunque incluso se puede ubicar simplemente preguntando a los habitantes del sector.

El cauce va ascendiendo por la roca que se convierte en montaña
El cauce va ascendiendo por la roca que se convierte en montaña

La originalidad del lugar  radica en que el curso, que buena parte del año es cristalino, transcurre cientos de metros por una enorme roca que asciende hasta lo alto de la  serranía conocida como Imataca, parte de una gran reserva natural entre los estados Bolívar y Delta Amacuro.   En algunos sitios es apenas un hilo de agua  de un metro o dos en un canal tallado durante millones de años en la dura  piedra, en otros  forma pequeños pozos y remansos sombreados que invitan a  refrescarse en sus frías aguas, más arriba muestra cascadas en distintos tramos y  pozos pequeños y profundos donde unos pocos atrevidos que se toman el trabajo de escalar la piedra pueden bañarse.

Río de Piedra en el mapa
Río de Piedra en el mapa

Río de Piedra es un atractivo para los locales que nunca ha sido explotado en su potencial turístico, a pesar de la facilidad para llegar allí por tierra y la agreste y única belleza que encierra.   Por ello conocerlo y explorarlo es prácticamente una aventura en estreno.

En la medida que se escala la roca se descubren los secretos de Río de Piedra
En la medida que se escala la roca se descubren los secretos de Río de Piedra

Un río para escalar y descubrir

Para recorrerlo hasta la parte media del curso, donde se ubica uno de sus pozos más originales, simplemente hay que llevar unos buenos zapatos con agarre que no le importe mojar, agua y un bocadillo si espera quedarse arriba un rato.   Inicialmente se inicia el recorrido por las orillas del río, pues en la parte baja o desembocadura por donde uno llega al lugar, es amplio y hasta tiene algunos caminos.

Al subir se descubren cascadas invisibles desde abajo
Al subir se descubren cascadas invisibles desde abajo

En la medida que se va ascendiendo por el cauce, el recorrido hay que hacerlo por el propio río, a veces mojándose un poco y otras escalando rocas que en ocasiones pueden estar resbalosas, así que hay que ir con cuidado.   Cuando se percate y mire hacia atrás se dará cuenta que ha ascendido muchos metros; entonces la subida tiende a hacerse un poco más difícil, ya estamos en la parte media del río y tras coronar alguna de las prominencias de la roca se encontrará con un pozo de aguas verdosas y evidente profundidad donde llega el curso del torrente casi descendiendo en cascada.

Hasta este punto no se requieren ni condiciones físicas especiales ni equipos  más allá de un par de zapatos con buen agarre; eso sí ante los riesgos casi seguros de darse un chapuzón es bueno no llegar equipos electrónicos delicados, así que lleve su cámara protegida en una funda impermeable o use una a prueba de agua; las fotos le encantarán sin duda.

Pozos profundos sorprenden al que escala su cuenca
Pozos profundos sorprenden al que escala su cuenca

Para subir más allá de  la parte media ya hacen falta cuerdas para poder practicar el ascenso por la roca con seguridad, y arriba según los baquianos hay algunas cascadas más  y al coronar la cumbre de la roca, nada menos que el nacimiento del río y una vista privilegiada de  la zona selvática y la inmensidad del cercano río Orinoco, el tercero más caudaloso del mundo y el cuarto más grande América.

Ríos para disfrutar en el mismo viaje

El estado Delta Amacuro, está marcado y definido por el Orinoco, pero además del río padre como se le llama en las tradiciones indígenas de Venezuela, el estado tiene incontable cantidad de pequeños y medianos  ríos que desembocan en el mayor, siendo precisamente el municipio Casacoima uno de los que tiene más cursos independientes que vienen desde la Sierra Imataca, y en el mismo paseo a Río de Piedra hay muy cerca un par de sencillos balnearios que vale la pena explorar y disfrutar, posiblemente en un rápido baño, pues tienen diferentes características.

Cerca de Río de Piedra está el río Cuya excelente para los más pequeños
Cerca de Río de Piedra está el río Cuya excelente para los más pequeños

El más cercano a “Río de Piedra” es el río “Cuya”, apenas a tres kilómetros del poblado de Sierra Imataca, es un afluente de buen tamaño, de bajo cauce, conformado por arenas blancas y grandes piedras planas, de las llamadas lajas, excelente para niños pues no tiene nada de corriente, es poco profundo y sin riesgo para los pequeños, rodeado además por  acogedoras orillas de pasto muy corto, casi grama y salpicado de árboles, buen lugar para un picnic.

El río y su balneario más conocido están justamente al lado de la carretera pavimentada, lo que hace su acceso más que fácil y hay lugar de sobra para estacionar el carro.

Paso del Muerto es otro balneario para toda la familia
Paso del Muerto es otro balneario para toda la familia

Otro curso de agua parecido, pero transcurre en un fondo único  de blanca arena, muy visitado por los lugareños de Casacoima,  es el río que va por el llamado “Paso del Muerto”, que se ubica a unos 400 metros de la vía principal que va a los “Castillos de Guayana”.   Para llegar allí hay que tomar una carretera de tierra que lleva al lugar y generalmente es apta para cualquier vehículo, exceptuando la temporada de lluvia, cuando hace falta un rústico para llegar al sitio por los charcos a cruzar.

“Paso del muerto” es también un lugar seguro para los pequeños pues es poco profundo y sin corriente la mayoría del año, con aguas cristalinas que dejan ver el fondo y playa arenosa donde los deltanos acostumbran irse de camping a degustar un sancocho, un pescado frito o una parrilla.   Todo este recorrido se puede realizar en un solo día saliendo desde Ciudad Guayana y  por carretera.  Lo único que hace falta es la disposición a la aventura y a descubrir algo nuevo.