Los escualos si fueron al baile

La Guaira el inesperado en la final

La Guaira el inesperado  en la final

La fanaticada de Tiburones de La Guaira, señalada como la más alegre del beisbol venezolano, se ha acostumbrado a crear cánticos para alentar a los suyos. Entre los que más usan se encuentra una adaptación de la canción “Y viva España”, popularizada por la Billo’s, y en la que el nombre del país europeo fue sustituido por el de la ciudad a la cual representan los escualos.

Anoche ese grito de guerra se hizo sentir en Maracay cuando los litoralenses lograron su clasificación a la segunda etapa de la postemporada tras una sufrida victoria 4-2 en el juego por el comodín frente a los Tigres de Aragua.

Tal y como lo ameritaba la situación, tanto Oswaldo Guillén como Buddy Bailey sacaron sus mejores versiones como estrategas y movieron sus piezas como si se tratara de una partida de ajedrez.

Para Guillén una de esas estrategias, en la que devolvió al estadounidense Alonzo Harris al primer turno de la alineación, le rindió dividendos temprano en el partido.

En el tercer inning el hábil pelotero despachó sencillo y se metió hasta la segunda base por una jugada fortuita del jardinero bengalí Yadir Drake. Luego Harris llegó al home con doblete remolcador de Henry Rodríguez, quien regresó al tercer turno del lineup.

Los escualos si fueron al baile
Los escualos si fueron al baile

El refuerzo Luke Irvine, que sustituyó al abridor Misael Siverio en el cuarto tramo, tuvo un parpadeo después de dos outs y La Guaira lo capitalizó con tubey de Alcides Escobar y hit de Alberto González que produjo la segunda rayita.

Edgmer Escalona, encargado de iniciar el cotejo por los salados, tuvo tres buenos episodios. En el cuarto se metió en problemas, lo que obligó a Guillén, a pesar de estar arriba, a removerlo y darle paso a su improvisado bullpen. El dominicano Kelvin De La Cruz se exhibió intratable como relevista y acabó con el peligro tigrero.

Bailey también respondería colocando sobre la lomita a otro brazo acostumbrado a estar desde el comienzo como los es el cubano Alex Sanabia, quien cumplió con 1.2 innings en blanco.

Con los serpentineros siendo protagonistas el encuentro se desarrolló sin mayores incidencias hasta la parte baja del séptimo acto, cuando el pitcheo varguense amenazó con sucumbir una vez más y Aragua aprovechó para logar la igualdad a dos en el marcador gracias a sencillo de Hernán Pérez y rodado de Endy Chávez.

Con Ronald Belisario en la lomita por los de Aragua en el noveno tramo todo parecía indicar que el ganador se iba a definir en entradas extras; sin embargo, un error del campocorto Carlos Peñalver, jugada que pudo haber sido el segundo out, abrió las compuertas para que los escualos inclinaran la balanza a su favor.

Meneses, beneficiado por la pifia, se estafó la segunda almohadilla y anotó después de sencillo impulsor del veterano José Castillo.

Ozzie optó por colocar a Danry Vasquez como corredor emergente por el Hacha a la espera del batazo que les permitiera colgar una diferencia mayor. Vásquez también se robó la intermedia y alcanzó la goma tras un par de wild pitch del desconcertado Belisario.

El cerrador Gregory Infante selló el triunfo guairista no sin antes pasar un susto al permitir par de imparables previo a un largo elevado de Alex Cabrera que atrapó el jardinero central que puso fin al encuentro.

Jonathan Albaladejo, con solo un día de descanso, lanzó el octavo y fue el ganador del desafío. Belisario cargó con la derrota.

Tiburones no tendrá tiempo para celebrar, anoche mismo debía emprender viaje a Barqusimeto para medir fuerzas esta misma noche frente a Cardenales de Lara en el inicio de la segunda ronda de playoffs.

Tigres, que no podrá defender el título obtenido la campaña anterior, se despide del torneo sin ningun lauro en la postemporada.

El otro juego de hoy lo protagonizarán Águilas del Zulia y Caribes de Anzoátegui en Puerto La Cruz. (Agencias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *