La mayor parte del salario es un bono de alimentación que no suma a la hora de calcular prestaciones o aguinaldos

A 13 dólares equivale salario mínimo de los venezolanos el más bajo de todos

El salario al dólar negro apenas suma unos 13 dólares mensuales
El salario al dólar negro apenas suma unos 13 dólares mensuales

A pesar de los reiterados aumentos, hoy los venezolanos contamos con uno de los salarios mínimos más bajos del planeta, si se calcula a la tasa Dicom, que es la oficial la cosa queda en 90 dólares mensuales,  pero si somos sinceros y se calcula a la tasa del dólar negro apenas equivale a 13 dólares por mes, sólo en Cuba se gana menos.

En las oficinas de empresas venezolanas cada vez son más frecuentes las despedidas de compañeros de trabajo que deciden irse del país en búsqueda de un mejor ingreso, y es que, a pesar de que en los últimos años el gobierno ha decretado numerosos aumentos de salario mínimo, la aceleración de la inflación ha hecho que cualquier sueldo se vuelva insuficiente.

Con el aumento de 60% del salario mínimo decretado por el presidente Nicolás Maduro el domingo pasado, los trabajadores pasaron de cobrar 40.638 bolívares a 65.021 bolívares al mes, un sueldo que no alcanza para cubrir necesidades y que se ubica como el segundo más bajo de la región, solo superado por Cuba.

El Ejecutivo aseguró por mucho tiempo que Venezuela tiene uno de los salarios más altos, porque ha usado como referencia la tasa de cambio preferencial de 10 bolívares por dólar. En ese caso, los 65.021 bolívares de sueldo mínimo equivalen a 6.502 dólares al mes o 216 dólares al día, y efectivamente es un salario alto.

Sin embargo, si se lleva el salario mínimo a dólares con la tasa de cambio del mecanismo de Divisas Complementarias, que sirve para fijar el precio de mucho de los bienes que se comercializan en el país, el ingreso mínimo de los venezolanos es muy bajo.

La mayor parte del salario es un bono de alimentación que no suma a la hora de calcular prestaciones o aguinaldos
La mayor parte del salario es un bono de alimentación que no suma a la hora de calcular prestaciones o aguinaldos

Ayer la tasa de cambio del Dicom se situó en 719,3 bolívares por dólar. Es decir que el salario mínimo calculado a esa tasa se ubica en 90,39 dólares al mes y 3 dólares por día. Cerca de lo que se considera el ingreso de un país con pobreza extrema, que es de 1,9 dólares diarios.

De los países de la región solo Cuba gana al mes menos que Venezuela; en la isla el salario mínimo está por debajo de 10 dólares mensuales, mientras que el promedio se ubica cerca de 27 dólares.

Hasta Haití, que históricamente se ha considerado una nación menos favorecida, tiene un ingreso mayor que el venezolano, pues allí los trabajadores cobran por jornada laboral 300 gourdes, o 4,84 dólares, lo que al mes significa cerca de 9.000 gourdes o 133 dólares.

La brecha entre el salario venezolano y el que devengan en las naciones más cercanas es amplia. Mientras en el país se cobra 90,39 dólares al mes, en Colombia el salario mínimo legal este año se ubica en 737.717 pesos o 250 dólares, según la tasa de cambio representativa de su mercado, que ronda 2.949,60 pesos por dólar. Mientras que en Brasil el salario mínimo es de 945 reales o 290 dólares.

El salario mínimo de Perú es mucho mayor, la remuneración mínima vital es de 850 soles o 255 dólares. En Bolivia los trabajadores cobran más de 1.800 bolivianos al mes, o 290 dólares.

En naciones que pagan directamente en dólares la diferencia con el salario venezolano es aún más notable. En Ecuador, por ejemplo, el sueldo mínimo es de 375 dólares.

Todo más caro

Venezuela no tiene el salario mínimo más bajo de la región, pero sí tiene la inflación más elevada.

Aunque el BCV no les ha dicho a los venezolanos de cuánto fue la inflación al cierre del año pasado, sí se lo notificó al Fondo Monetario Internacional. El BCV reportó al FMI que en 2016 la inflación promedio fue de 254,95%, mientras que al cierre del año llegó a 274,35%, según el más reciente reporte del organismo.

De este año aún no hay cifras oficiales de inflación, pero la medición que realiza la Asamblea Nacional reportó que al cierre del primer trimestre del año la inflación se ubicó en 65%. Además, el Fondo Monetario Internacional calcula que este año la inflación puede cerrar en más de 1.000%.

Economistas han reiterado que mientras el Ejecutivo no tome las medidas necesarias para frenar el aumento de los precios en el país, los incrementos de los salarios seguirán siendo insuficientes. Además, insisten en que para recuperar el poder de compra es necesario que haya más oferta de bienes.

Representantes gremiales han coincidido en que es necesario frenar la inflación para poder pagar salarios atractivos que los ayuden a retener el personal.

Sindicatos exigen al gobierno que el bono de alimentación sea salario

La medida del gobierno de que los patronos cancelen en efectivo el monto del ticket alimentación a los trabajadores no resuelve el problema de la pérdida del poder adquisitivo del ingreso, afirmaron dirigentes sindicales, por lo que exigieron que el bono pase a ser salario.

“El presidente Nicolás Maduro estableció que el bono alimentario sea el monto mayor del ingreso total del trabajador, error que busca paliar con el ticket en efectivo”, afirmó Igor Lira, directivo de la Federación Nacional de Trabajadores de las Telecomunicaciones.

El sindicalista recalcó que el pago en efectivo, tarjeta electrónica o talonarios de ticket no oculta el hecho de que ese monto no es salario y, por tanto, no incide en las prestaciones sociales, vacaciones, utilidades y caja de ahorro, entre otras incidencias laborales.

Lira aclaró que los trabajadores desempleados e informales no son beneficiarios de los aumentos del salario mínimo y del ticket alimentación. Según cifras de las organizaciones sindicales, 2,1 millones y 6,3 millones de personas no tienen trabajo y/o están en el sector informal.

Marlene Sifontes, coordinadora del Frente Autónomo de Defensa del Empleo, el Salario y el Sindicato, indicó que a los trabajadores se les depositará en su cuenta de nómina más dinero en efectivo, pero “eso no significa que están ganando más como quiere hacer creer el gobierno”.

La representante de Fadess explicó que la composición actual del ingreso (32% de salario mínimo y 68% del bono alimentario) limita la disponibilidad de efectivo de los trabajadores que acuden a un mercado especulativo para cambiar los tickets del talonario o “raspar las tarjetas” con el pago de una comisión de entre 14% y 20% por operación.

A su juicio, la limitación y progresiva desaparición de esa práctica usurera es la única ventaja de que los patronos cancelen el bono alimentación en efectivo. Asomó que “el trasfondo de convertir el ticket en dinero es que los trabajadores cuenten con más efectivo para adquirir las bolsas CLAP (Comités Locales de Abastecimiento Producción) porque los consejos comunales no poseen puntos de venta electrónica”.

Juan Crespo, presidente de la Federación de Trabajadores de la Harina, señaló que al convertir el bono en efectivo el gobierno admite que el monto del salario mínimo no alcanza para pagar gastos en dinero del grupo familiar como la vivienda, el condominio y los servicios.

Junto con Lira y Sifontes, el dirigente de Fetraharina insistió en que el Ejecutivo debe elaborar políticas para detener la inflación que disuelve el ingreso del trabajador al anular el impacto de los incrementos de sueldos y del ticket alimentación sobre el poder de compra.

La asesora laboral Maryolga Girán alertó sobre la indefensión del grupo familiar ante los casos de trabajadores que gasten irresponsablemente el efectivo del ticket. “El texto de la Gaceta Oficial debe establecer mecanismos de protección a la mujer y sus hijos niños y adolescentes para que la familia cuente con ese ingreso”, alertó.

El ministro del Trabajo, Francisco Torrealba, dijo que los trabajadores pueden escoger entre el ticket/tarjeta o la cancelación en efectivo.

El presidente Nicolás Maduro autorizó asignar 313,26 millardos de bolívares para el pago de gastos de personal, el incremento del salario mínimo nacional, el ajuste del bono de alimentación y de los sistemas de remuneraciones (escalas y tabuladores de la administración pública), así como las pensiones del IVSS correspondientes al mes de abril, según se publicó en la Gaceta Oficial N° 6294 Extraordinario de fecha 25 de abril de 2017.

68% del ingreso actual (200.000 bolívares mensuales) de los trabajadores corresponde al bono de alimentación

6,3 millones de trabajadores informales y 2,1 millones de desempleados no perciben el ticket, según los sindicatos  (Globalizados/EN)