Mientras los delincuentes hacen de la suya los Guardias y policías se concentran en Altavista

El hampa nos acorrala y los cuerpos de seguridad en otra cosa

El hampa  anda con el moño suelto y los entes de seguridad "bien, gracias"
El hampa anda con el moño suelto y los entes de seguridad “bien, gracias”

El día lunes atracaron dos unidades de transporte vía San Félix y les quitaron todo lo que tenían encima a los pasajeros de las mismas, igualmente  muy temprano en la mañana dos sujetos portando armas de fuego ingresaron a una posada en el sector Los Olivos y les quitaron hasta la comida a quienes estaban allí hospedados, mientras preguntaban por unos Guardia Nacionales y sus armas.   En Unare se metieron dos sujetos armados en una residencia del sector Río Negro, secuestraron a la familia por varias horas, se llevaron uno de los carros de la casa y cargaron con electrodomésticos, equipos informáticos, dinero y todo lo que les ocurrió.    Este lunes también en Altavavista se robaron dos carros, uno estacionado y otro del que bajaron a su propietaria a punta de pistola.

Todos estos hechos, que son sin duda una  cantidad nimia en relación con lo que pasa cada día en la ciudad, son del lunes 8 de mayo, dando clara muestra de la lamentable situación de indefensión ante el embate creciente del hampa a que estamos sometidos los guayaneses y en general los venezolanos en estos tiempos de crisis.    Lo paradójico de toda esa situación que se registraba incluso en Altavista en horas de la mañana, es que en la plaza Monumental de la CVG estaban  seis tanquetas, una ballena y cuatro camiones chinos de la Guardia Nacional repletos de efectivos  esperando una marcha de la oposición que no se terminó de concretar.

Mientras los delincuentes hacen de la suya los Guardias y policías se concentran en Altavista
Mientras los delincuentes hacen de las suyas los Guardias y policías se concentran en Altavista

Posiblemente yo esté en un error, pero desde mi punto de vista la función principal de la GNB y la Policía es proteger a la ciudadanía, luchar contra el hampa, garantizar nuestro derecho a la vida,  la propiedad y el cumplimiento cabal de las leyes en el país.   Por lo menos esto lo establece el Artículo 3. De la Constitución Bolivariana – esa misma que ahora quieren cambiar- que nos dice textualmente: “El Estado tiene como fines esenciales la defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad popular, la construcción de una sociedad justa y amante de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de los principios, derechos y deberes reconocidos y consagrados en esta Constitución.

La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines.”

Por eso no me explico cómo en Guayana atracan a diestra y siniestra mientras la policía y la GNB se agrupan en plazas para reprimir manifestaciones, sirven de escoltas a dirigentes políticos o simplemente brillan por su ausencia cuando hacen falta.  Como pensamos cada vez que somos víctimas del delito desatado.

El hampa nos acorrala y los cuerpos de seguridad en otra cosa

Pareciera que en estos tiempos extraños que nos tocan, la realidad es completamente bizarra, los uniformados como que están para proteger a los violentos que en motos van a atracar a los de oposición salidos a marchar contra el gobierno.  No entendemos como el centro de Valencia estuvo sometido la semana pasada a 4 horas de saqueo y nunca llegó una patrulla ni un contingente de la GNB, o como en Ciudad Bolívar saquearon durante horas y los uniformados no se hicieron presentes para frenar estos desmanes, pues incluso acabaron con un hipermercado como Makro a pocos metros de la V División de Infantería de Selva, que ese día no salió a proteger nada.  Pareciera que en nuestro país los venados son los que disparan a los cazadores, como dice un viejo adagio.

Hay una frase de Francisco de Miranda que quiero compartir hoy con ustedes, porque nos alerta sobre esta inversión extraña de valores que parecemos vivir en Venezuela, “Entre las diversas maneras de matar la libertad, no hay ninguna más homicida para la república que la impunidad del crimen o la proscripción de la virtud”.   El deber del Gobierno es protegernos a todos, hacer uso del ejercicio de la fuerza que la constitución les otorga para  velar por los derechos de todos los ciudadanos sin distingo de razas y colores, como reiteradamente dice nuestra carta magna.   ¿Será qué eso es imposible de cumplir, o qué los venezolanos estamos exigiendo demasiado?   (Gustavo Montaña)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *