Sus orillas y arena tiene un color excepcional

El Lago Leopoldo un misterioso lugar apenas visitado en el estado Amazonas

Este lago se descubrió pasada la primera mitad del siglo XX
Este lago se descubrió pasada la primera mitad del siglo XX

Hay  un sitio lleno de misterio que casi nadie conoce El Lago Leopoldo, un cuerpo de agua ubicado en la Amazonía venezolana en la zona más occidental del Escudo Guayanés, lugar desconocido hasta la mitad el siglo XX y ahora en pleno siglo XXI escasamente  conocido y menos aún visitado.

El lago mide aproximadamente 320 m. por 240 m. y tiene hasta 20 m. de profundidad. El nivel del agua se documentó hace varios años a 384 m. sobre el nivel del mar. Éste puede que haya disminuido en los últimos años.  Es una laguna grande de agua tibia y arena color guayaba, lo que la hace un tanto especial y quizás diferente a las demás.

El lago Leopoldo fue visto por primera vez desde el aire en la década de 1950 e identificado como un punto de referencia en las cercanías del Cerro Autana. Su nombre deriva de la expedición que el rey Leopoldo III de Bélgica hizo en 1953, ésta remontó sobre los ríos Sipapo, Autana y Umaj-aje y estableció un campamento a varios kilómetros al sur del lago. No hay evidencia firme que ninguno de los miembros de la expedición del rey Leopoldo haya llegado al lago.

Sus orillas y arena tiene un color excepcional
Sus orillas y arena tiene un color excepcional

El lago fue visitado por primera vez en marzo de 1973 por el naturalista español Félix Rodríguez de la Fuente que se acercó a su superficie en helicóptero. Luego en ese mismo mes, la ruta terrestre de acceso desde el campamento original del rey Leopoldo fue establecida por una expedición venezolana que llegó a sus orillas el 18 de abril de 1973.

El Lago Leopoldo ocupa un lugar definido en la historia y tradición oral de los nativos Piaroa donde se conoce como “Paraka-Wachoe” o el lago en las montañas. El Lago Leopoldo hoy es también llamado Lago Autana y se incluye como monumento natural dentro de un área protegida que incluye el Cerro Autana y las tierras adyacentes.

La única forma de llegar allí es con unas pocas operadoras turísticas
La única forma de llegar allí es con unas pocas operadoras turísticas

El Lago ha sido fotografiado desde el aire en varias oportunidades, y según existe una película filmada por el Capitán Harry Gibson que señala la existencia de un aguaje en el medio del Lago. Es por ello que surgió la leyenda del monstruo del Lago Leopoldo, la cual alcanzó en la época de los 70 una gran popularidad.   Llegar a él es difícil y no hay una ruta definida que se mantenga, pero algunos operadores turísticos de Amazonas pueden llevarte a vivir la incomparable aventura de explorarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *