El estado de excepción puede potenciar la represión y abusos según los expertos

Estado de excepción o patente de corso

Estado de excepción o patente de corso

Ayer fue noticia y escándalo nacional la publicación de la  extensión del decreto de estado de excepción y emergencia económica suscrito por el presidente en el artículo 3 de la Gaceta Extraordinaria número 6.298, con fecha 13 de mayo de 2017, puesto que  el mismo, aprobado  sin pasar por el requisito obligatorio de la Asamblea Nacional, posibilita al gobierno y sus órganos  a restringir temporalmente  algunas garantías constitucionales.

Valer destacar que este decreto  se convierte en la séptima  extensión del estado de excepción, aprobado de forma completamente irrita según los profesionales del derecho, manteniendo la situación de patente de corso para el gobierno sin haber cumplido con lo establecido por la Constitución Nacional en su artículo 338 donde se establece que cualquier prórroga de un estado de excepción la debe determinar la Asamblea Nacional, lo que para los juristas significa que esta nueva ampliación es completamente ilegal, como lo ha gritado a los cuatro vientos el gobernador de Miranda Henrique Capriles, quien ha llamado a desconocer la medida.

Vale señalar que  aquel estado de Excepción fue por una supuesta guerra económica  denunciada por el presidente,  pero el hecho de extenderlo en las actuales circunstancias de aguda crisis de gobernabilidad con más de 43 muertos, un millar de heridos y 2371 detenidos desde el primero de abril, preocupa mucho, pues parece amparar la represión y el caos que ha causado estas cifras de tragedia, poniendo en entredicho primero que nada la calidad de democracia y respeto a los derechos humanos que impera en Venezuela.

El estado de excepción puede potenciar la represión y abusos según los expertos
El estado de excepción puede potenciar la represión y abusos según los expertos

En  diversos lugares del país han sido abatidos jóvenes manifestantes, mientras que uniformados han irrumpido en las universidades, comercios y hasta hogares, procediendo a la detención sin justificación de numerosas personas, como ocurrió este martes en Guayana cuando un grupo de Guardias Nacionales irrumpieron en la UCAB deteniendo al periodista Marcos Valverde y a un estudiante, que fueron liberados luego en la tarde.

Lo grave de todo esto, es que las leyes definidas para enmarcar el ejercicio de gobierno en todas sus facetas y normar la vida de los ciudadanos, simplemente quedan convertidas en papel mojado, carecen de fuerza y peso, dejando a merced de cualquiera el respeto a los derechos fundamentales de todos los venezolanos.    Desde siempre ejercer la fuerza ha requerido controles y límites claros, pues con gran frecuencia se abusa de ella, en infinidad de países hay una policía secreta que fiscaliza las acciones de la policía normal para evitar y frenar que esta cometa delitos, hay entes de seguimiento secretos en las instancias militares para frenar los desmanes de estos, incluso en situaciones de guerra.

Por ello preocupa en extremo, con la situación de violencia desatada y los numerosos abusos registrados en los últimos años por parte de los cuerpos de seguridad y de grupos colectivos armados que actúan descontroladamente, que se les conceda ahora la patente de corso de un estado de excepción, porque parece significar simplemente  que la represión, ataques y agresiones van a multiplicarse.  ¿Será que nuestro país puede con más violencia, caos y muertes?

 Gustavo Montaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *