Los ganaderos protestaron no sacando su producción y cerrando vías

Cuando las víctimas se convierten en culpables

En la inverosímil situación que viene viviendo nuestra tierra venezolana se ha llegado al punto de registrar abusos de todo tipo contra la gente al  margen del estado de derecho, con el uso manifiesto de la fuerza del gobierno y sus entes y dejando de lado lo que establece el ordenamiento jurídico vigente, así vemos  como el defensor del pueblo no se pronuncia por 50 homicidios hasta que hay un ataque brutal e injustificado contra un presunto militante del oficialismo en una marcha de la oposición.

Observamos como se dice que las aseveraciones sobre la constituyente de dos magistrados del TSJ y de la Fiscal General de la República que forman parte del poder judicial y moral respectivamente, son consideradas por altos personeros del gobierno como meras opiniones sin mayor peso.    Pero además nos topamos con el presidente del Instituto Nacional de Tierras, José Rafael Ávila, anuncia que las fincas inspeccionadas en el estado Táchira, cuyos dueños han participado activamente en las protestas de estas semanas y han cerrado vías,  pasarán a disposición de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para el resguardo estratégico de la nación.

Es cotidiano ya el ejercicio del poder en el país que dirigentes sindicales que se quejan de cómo se maneja una empresa del Estado u opinan sobre política son botados de las empresas aunque tengan carreras de muchos años, como por ejemplo el muy reciente caso del sidorista Leonel Griset, a quien sacaron por rechazar la constituyente.   En Venezuela  en estos tiempos las víctimas se convierten en los culpables y los culpables en víctimas.

Los sucesos de detenciones injustificadas, destrucción a la propiedad y robos en las viviendas revisadas sin orden judicial en  San Antonio de los Altos son innumerables así como la lista de videos donde se aprecian los uniformados destrozando vehículos, rompiendo vidrios y deteniendo gente que sacaban de sus hogares evidencia una abierta violación de los derechos de todos consagrados en la constitución.

El caso de las fincas andinas que el INTI intervino ya en un procedimiento administrativo poco claro y que amenaza con expropiar y transferir a las fuerzas armadas bajo el amañado alegato del señor Ávila que dijo que  “Tenemos pensado transferir esos predios a la FANB por un tema de control territorial. Hicieron un ejercicio de trancar vías de acceso al estado Táchira que, en el hipotético caso negado de una intervención extranjera, ellos les harían el mandado de trancarnos aquí las vías de acceso”, dijo.  Suena a simplemente cumplir la amenaza que el gobernador Vielma Mora le hizo a los ganadores hace una o dos semanas de que sus fincas serian expropiadas, hecho que se dá a una semana de que los ganaderos cerraran vías y se negaran a llevar su producción a los mercados en protesta contra las políticas del gobierno, llegando incluso con sus camiones de leche a repartirle este producto de forma gratuita a quienes estaban en las protestas de San Cristóbal.

Los ganaderos protestaron no sacando su producción y cerrando vías
Los ganaderos protestaron no sacando su producción y cerrando vías

Al día siguiente en la noche colectivos en motos protagonizaron saqueos en diversas partes de San Cristóbal, y casualmente entraron y destrozaron la sede de la asociación de ganaderos del Táchira, a la que incluso le prendieron fuego y aunque se llamó a la policía y la Guardia, estos nunca llegaron.

El jurista español Ernesto Garzón definió una nueva forma de control desde el poder denominada Terrorismo de Estado, que en sus propias palabras es: ”un sistema político cuya regla de reconocimiento permite o impone la aplicación clandestina, impredecible y difusa, también a personas manifiestamente inocentes, de medidas coactivas prohibidas por el ordenamiento jurídico proclamado, obstaculiza o anula la actividad judicial y convierte al gobierno en agente activo de la lucha por el poder.”

Estos son buenos tiempos para que nuestro gobierno se distancie de estas prácticas antidemocráticas y acalle todas las críticas que viene recibiendo, es el momento de hacer valer plenamente la constitución vigente con todo su contenido de libertades, ¿O será por eso que se plantea ahora una nueva constituyente?  –  Gustavo Montaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *