Este Tepuy es considerado el más peligroso y misterioso de todos

Kukenán el Tepuy prohibido (+Video)

Venezuela no sólo tiene el salto de agua más alto del mundo, sino también el segundo más alto y este se encuentra en el tepuy Kukenán. Muchas historias se desenvuelven alrededor de este imponente sitio, cada una más misteriosa y atemorizante que la otra.

El Kukenán es un tepuy en la región Guayana, estado Bolívar, con  una altitud de 2.680 m y una longitud de 3 km. El salto Cuquenán, de 674 m de desnivel, se encuentra en el extremo sur del tepuy y sólo es superado por el Salto Ángel.

El Kukenán se encuentra en el Parque nacional Canaima, cerca de la frontera con Brasil y Guyana. Junto a Kukenán, al sureste, está el monte Roraima, otro tepuy muy conocido que hasta en la mitología indígena se considera hermano del Kukenán que es más difícil de escalar que el mayor, por lo que se sube con mucha menos frecuencia que al monte Roraima.   La vista en la parte superior de Kukenán fue fuente de inspiración para la película de 2009 Up

Este Tepuy es considerado el más peligroso y misterioso de todos
Este Tepuy es considerado el más peligroso y misterioso de todos

Una de las más antiguas historias de misterio del tepuy proviene de los Makunaima, antiguos Pemones que vivían muy cerca de este maravilloso lugar. Ellos lo llamaban Malawi-tepui que significa “si lo subes, mueres”, así que nadie se atrevía a subirlo ni acercarse.

En el camino a Kukenán existe una gran cantidad de árboles petrificados y afirmaban los más viejos de la aldea que habitaban en el bosque animales fantásticos que hacían ruidos aterrorizantes, criaturas invisibles y piedras mágicas. Lo cierto es que había un niño que le encantaba adentrarse en el bosque y regresar con animalitos que conseguía en el camino, hasta que un día Makunaima-Pia, así le decían al más joven de la tribu, decidió subir desafiando las leyendas que contaban que habitaba un ave llamado mochimá que lo agarraría y llevaría hasta la cima para alimentar a sus pichones que les gustaba comer carne humana y siempre estaban hambrientos.

Para los indígenas era tabú subir a su cumbre
Para los indígenas era tabú subir a su cumbre

En nuestros días el Kukenán sigue siendo conocido como el lugar tenebroso, impenetrable, de energía pesada, porque sus condiciones naturales lo hacen muy difícil de explorar, es como si estuviese diseñado para ser impenetrable, con trampas naturales, muchos desafíos físicos y muchas cosas extrañas.  Las personas que se han atrevido a subirlo dicen que se escuchan voces, lamentos, sonidos nada comunes.

Son tres días de excursión para subir a su cumbre de piedras con formas estrafalarias, ríos sinuosos y cuevas extraordinarias, las personas que lo han subido cuentan que hay que hacer largos recorridos de rodillas para poder atravesarlo. Sin duda resulta mucho más exigente y peligros que su hermano bueno Roraima.