El joven Neoman Lander  de apenas 17 años  recibió una bomba en el pecho

La violencia como salida

Las torturas y la agresión fueron parte de la dinámica ayyer
Las torturas y la agresión fueron parte de la dinámica ayer

Este miércoles 7 Guayana y Venezuela otra vez se tiñeron de luto y se vistieron de tragedia, cuando  las marchas estudiantiles convocadas en el país simplemente se convirtieron en otro escenario de la represión sin ton ni son,  pues ante  las diferencias políticas, económicas y sociales que innumerables venezolanos le oponen a las acciones , gestiones  y procedimientos del gobierno, que poco a poco se ha ido apropiando de todos los poderes constitucionales y ahora quiere adaptar la constitución nacional; la única respuesta que ha recibido la gente  es el uso de la violencia  y la represión como una suerte de mecanismo para generar miedo y terror en todos.

Los ya más de dos meses  de protestas contra el gobierno por su   deseo de fabricar una constituyente a la medida  han servido fundamentalmente para demostrar que ese diálogo del que hablaban los cancilleres y representares del continente en la OEA no tiene cabida en el país.   Pareciera que a nuestros mandatarios no les gusta que se crítique y muestren los errores cometidos, pues en lugar de aprovechar las quejas y protestas para enderezar el rumbo o pedir disculpas al país, de establecer mecanismos ciertos y posibles para convocar reuniones  y trazar alternativas de negociación  pensando en el futuro de todos.

El joven Neoman Lander de apenas 17 años recibió una bomba en el pecho
El joven Neoman Lander de apenas 17 años recibió una bomba en el pecho

La única salida posible y real que se ofrece oficialmente a Venezuela en estos es una “constituyente” para eliminar legalmente cualquier forma de oposición en el país, a lo que suma una escalada creciente de represión que cada día va creciendo en violencia y abusos que tocan desde el homicidio hasta la tortura una larga gama de delitos y violaciones a los derechos humanos.  En síntesis la negación del Estado de Derecho y del sistema democrático, ese que nos dice que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo.

Ayer una marcha estudiantil que llegó sin ser reprimida y en paz hasta la calle frente a la plaza Monumento de la CVG, cuando estaban los líderes universitarios hablando con los presentes se convirtió en cuestión de segundos en una emboscada, cuando los Guardias Nacionales y los policías que les acompañaban sin mediar una agresión ni nada por parte de los manifestantes, comenzaron a lanzar bombas dispersando la concentración, acto seguido lanzaron bombas  y perdigones en otras esquinas de Altavista para terminar disparando  gases hacia los centros comerciales de las inmediaciones, que a esa hora estaban llenos de gente,  mientras se denunció que otros efectivos de la GNB estaban atracando con sus armas de reglamento a las personas que transitaban por la zona.

En Caracas un jovencito de escasos 17 años de edad, Neomar Lander, se convirtió en la víctima fatal número 66 de estas protestas iniciadas en abril, pero además de su muerte trágica por recibir el impacto de una bomba lacrimógena en el pecho, más de 200 personas resultaron lesionadas así como otras numerosas decenas de personas en muchas ciudades de Venezuela.

Hay una vieja frase que todos conocen reza: “la violencia es el arma de quienes no tienen la razón”,  el llamado es a combatir a  esa agresión con inteligencia, sensatez, valor  pero sobre todo con  amor.  Quien usa de la violencia como forma de imponerse no podrá hacerlo por siempre y se expone a que esa misma agresión se vuelva contra él en cualquier momento.   Es un momento para hacer gala de nuestra humanidad  y rectitud y eso vale a todos los bandos y  lados de este problema, pues es una tarea de seres humanos, de hijos de Dios.  –  Gustavo Montaña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *