Debemos ejercer nuestros derechos para que dejen de matar a nuestros jóvenes

¿Por qué debemos ejercer nuestros derechos?

Debemos ejercer nuestros derechos para que dejen de matar a nuestros jóvenes
Debemos ejercer nuestros derechos para que dejen de matar a nuestros jóvenes

El venidero domingo 16 de julio la oposición venezolana está convocando un plebiscito que tiene por finalidad fundamental saber si los venezolanos están de acuerdo o no con la realización de la Constituyente Comunitaria propuesta por el presidente de la república y avalada por el TSJ y el CNE sin cubrir los pasos que reclaman las leyes venezolanas, igualmente le pregunta a la gente si cree que las fuerzas armadas deben defender la constitución vigente y finalmente inquiere sobre si los venezolanos están o no de acuerdo con la renovación de los poderes.    Todo en medio de un proceso montado para el 30 de julio a espaldas del pueblo, con unas elecciones de segundo grado tampoco contempladas en la Ley y con la mitad de los postulados designados desde los bastiones partidistas del PSUV.

Solamente esas razones deberían explicarle a todos los venezolanos porqué debemos cumplir con nuestro derecho de pronunciarnos como ciudadanos,  si les hace falta un incentivo adicional vale mencionar que luego de fijarse el 16 como fecha de esta consulta, el CNE decidió realizar el mismo día un simulacro electoral, completamente innecesario si se piensa que somos unos de los países del mundo que más ha acudido a las urnas electorales desde la llegada de Hugo Chávez al poder,  pero además incentivado porque el ente electoral, que no escucha las peticiones de todos los demás partidos que no sean afectos al gobierno, declaró que el plesbicito era “una barricada ilegal contra la constituyente comunal”, como resaltó la señora Lucena.

Además el hecho de que Conatel prohíba a los medios decir que  el ejercicio del domingo es un referendo consultivo, así como que ordene que no se cubra la actividad, como si todo el país fuera un cuartel y no una nación democrática donde los ciudadanos gozan de derechos.   Por si fuera poco personeros tan creíbles como Pedro Carreño están pidiendo al TSJ que declare ilegal la consulta y las fuerzas armadas dicen que sólo custodiarán el  simulacro electoral del CNE y nada más.   Parece que a todos estos personajes se les olvida que sigue vigente la constitución del 99 que  determina  en  su Artículo 1 que: “ La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador.

Son derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.”

Mientras que inmediatamente el Artículo 2 nos dice que: “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y, en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.”   Solamente evocando estos dos primeros artículos de nuestra carta magna tenemos el irrenunciable derecho a expresarnos abiertamente sobre lo que consideramos debe  ser el futuro de nuestro país.

Pero si todavía hay quienes tienen duda nos atrevemos a compartir con ustedes el  Artículo 25 que dice que: Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores.”

La voz del “soberano” que no se quiere dejar oír

La misma carta magna nos dice en su Artículo 62 que: “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas.   La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica.”

Y así podemos gastar horas enumerando las bases legales para ejercer nuestros derechos como venezolanos, pero eso es  llover sobre mojado; las razones para hacerlo son infinitas, desde la inseguridad que nos acosa y afecta a todos, la falta de alimentos, de medicinas, de repuestos, la inflación más elevada del planeta y el salario más bajo, la destrucción y persecución de nuestro aparato productivo, la violación continua de las leyes y los derechos humanos por parte de funcionarios del Gobierno, la corrupción galopante, el auge del narcotráfico y el pranato y una lista igualmente inacabable.

Yo me atrevo a decir que tenemos que ejercer nuestros derechos ciudadanos por el futuro, por nuestros hijos, nietos y familiares, porque vuelva la paz y la prosperidad a Venezuela, por el reencuentro de tantas familias separadas, porque seamos nuevamente hermanos con nuestras únicas peleas por ser Caraquistas, Magallaneros o de los Tigres; porque seamos un país de logros y no de promesas incumplidas, porque retorne la risa a nuestra caras y Dios todopoderoso sea el único que reine sobre nuestra tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *