La caricatura de Edo transmite parte de la propuesta del acuerdo de la MUD

Un acuerdo para refundar un país debe incluir a todos

La lectura del acuerdo ayer miércoles
La lectura del acuerdo ayer miércoles

El miércoles en una jornada de profunda conflictividad, de gran caos y protestas y represión por doquier, se cumplió con otro de los compromisos de la semana,  el determinar un acuerdo de unidad que permita establecer un gobierno de unión nacional que ocupe la transición del cambio de gobierno actual, lo que para el presidente Maduro y su gobierno en ejercicio viene a ser “contar los pollos antes de nacer”, porque sostienen que ni se van ni los sacan con ningún golpe imperialista.

El compromiso de la MUD se hace ante lo que consideran cambios inminentes en la dirección del país, por lo que creen que debe establecerse una agenda que permita garantizar la gobernabilidad y la búsqueda de salidas efectivas en un proceso de transición.  Por ello determinaron la justicia social como primera agenda por implementar, para enfrentar los graves problemas socioeconómicos que atraviesa el país, determinando como segundo gran punto la unidad de  todos los sectores que hacen vida en el país, incluidos los que están en el gobierno.  Textualmente el punto 2.2 del acuerdo dice así: “El liderazgo democrático se compromete a reforzar a la Unidad Democrática como plataforma válida e instancia de conducción y coordinación política, junto a los partidos que la conforman, así como con un Gran Frente Social donde estarán presentes todos los sectores del país, incluso los que hoy adversan la necesidad de cambio, siempre y cuando lo hayan hecho en el marco de la ley, el respeto de los derechos humanos y el resguardo del patrimonio de la Nación y su Estado.

La caricatura de Edo transmite parte de la propuesta del acuerdo de la MUD
La caricatura de Edo transmite parte de la propuesta del acuerdo de la MUD

Esto brinda las bases para un proceso de negociación abierto y además determina igualdad de normas sin preeminencia para ningún partido  pues establece entre otras cosas que el candidato para asumir la Presidencia de la República en el próximo gobierno, será escogido a través de elecciones primarias nacionales, acordándose que el ganador renuncia a su derecho a la reelección inmediata, y tendiendo un puente a quienes estén en el gobierno porque asumen convocar a colaborar con el próximo gobierno a todos aquellos funcionarios actuales o exfuncionarios que, en función de sus capacidades y talentos, contribuyan con la superación pacífica y constitucional de la actual situación.  Además se asume el compromiso de sostener y fortalecer a las Fuerzas Armadas, eso sí se determina que el gobierno será civil.

El acuerdo es una clara propuesta de negociación al gobierno de Maduro, una alternativa pacífica para normalizar el país y dar una salida incruenta a un conflicto que hasta el momento se ha cobrado más de un centenar de víctimas.   Reconoce uno de los puntos básicos para solventar los problemas, la necesidad de no cerrar todas las vías a la otra parte y la de reconocer que a pesar de los errores hay siempre caminos para la redención.

Esta propuesta me recordó claramente un pasaje de ese interesante libro que el filósofo vasco Fernando Savater, como padre amoroso  dedicó a su hijo, y con él a todos los hijos de la humanidad,  titulado “Ética para Amador”, donde nos dice con clara sabiduría: “…quien roba, miente, traiciona, viola, mata o abusa de cualquier modo de uno no por ello deja de ser humano. Aquí el  lenguaje es engañoso, porque al acuñar el título de infamia («ése  es un ladrón», «aquélla una mentirosa», «tal otro un criminal») nos hace olvidar un poco que se trata siempre de seres humanos que,  sin dejar de serlo, se comportan de manera poco recomendable. Y quien «ha llegado» a ser algo detestable, como sigue siendo humano aún puede volver a transformarse de nuevo en lo más conveniente para nosotros, lo más imprescindible…”[i]

El sabio español nos deja claro que los humanos cometemos errores; en ocasiones atroces como pasó con el holocausto judío y gitano de la segunda Guerra Mundial, con consecuencias y responsabilidades, pero que pueden ser corregidos cuando el acuerdo, entendimiento y perdón hacen acto de presencia en la mesa de negociación.   Claro ejemplo de eso es la Alemania unificada de hoy, la más pujante economía de Europa, la que más aporta a la seguridad del continente y a la solución de los problemas sociales de todos, la que abre nuevas fronteras al comercio mundial y hoy por hoy defiende los derechos humanos que la generación de sus abuelos violentó.

El cambio es inherente al ser humano, no debemos olvidarlo.   En estos momentos cuando muchos levantan la voz clamando venganzas y castigos apocalípticos para quienes tienen realmente muchas culpas, hay que recordar que la Ley es la que se debe ocupar de quienes la han violado, no los ciudadanos.   Venezuela debe volver a levantarse de las cenizas que es hoy, como la mitológica ave Fénix y para ello hace falta el esfuerzo de todos, no sólo con el trabajo de reconstrucción que se nos reclama ya, sino con el esfuerzo aún mayor del perdón, la redención y el reencuentro de todos.

[i] Savater, Fernando. “Ética para Amador”, Editorial  Planeta, Madrid 2001.   Págs. 59-60

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *