1500464525912

A las puertas de la huelga general

La huelga general de enero de 1958 comenzó con el paro de prensa y el cierre de vías
La huelga general de enero de 1958 comenzó con el paro de prensa y el cierre de vías

En junio de 1936, apenas a pocos meses de la muerte del dictador Juan Vicente Gómez que durante 27 años dirigió con mano de hierro a Venezuela, siendo Eleazar López Contreras recién electo presidente  de Venezuela, luego que el mismo dictador lo dejara como el encargado del poder, los partidos políticos, la federación  de estudiantes y los sindicatos venezolanos iniciaron la primera huelga general de la historia de nuestro país, bajo la premisa de derrocar al nuevo gobierno, movimiento que duró 3 días sin lograr cumplir lo que se había fijado como meta y siendo reprimida con muchos de sus líderes detenidos, sin embargo López Contreras se deslindó de las medidas persecutorias y antipartidos de Gómez, reformó la constitución comenzando por reducir el lapso de gobierno de 7 a 5 años, comenzando por su propio mandato e inició un proceso que terminó conduciendo a una verdadera democracia en el país.

En el año 1952, luego que en el año 48 los militares le hubieron dado un golpe de estado al gobierno democráticamente electo de Rómulo Gallegos, nombrando una Junta Militar en el poder que presidió Carlos Delgado Chalbaud, secundado por su cuñado Marcos Pérez Jiménez y Germán  Suárez Flamerich, en 1950 el primero fue secuestrado y asesinado y el segundo terminó dirigiendo el gobierno hasta convocar elecciones y una Asamblea Nacional Constituyente en 1952.    Ante este movimiento  los partidos convocados al proceso URD y Copei y los partidos políticos proscritos como AD y el PCV llamaron en 1952 a una huelga general que no se cumplió sino parcialmente y fracasó en su intento de salir del gobierno.   Ese mismo Pérez Jiménez se nombró a través de un Consejo Supremo Electoral presidente de Venezuela, con su constituyente cambió las leyes del país iniciando el proceso conocido como Dictadura.   Los convocantes y líderes que participaron en la huelga general fueron perseguidos, apresados, exiliados o muertos en su mayoría.

El paro de la semana pasada se cumplió parcialmente
El paro de la semana pasada se cumplió parcialmente

El duro gobierno militar de Pérez Jiménez se mantuvo firme hasta el año de 1958, cuando las disensiones internas y falta de libertades dieron inicio a un año de conflicto, pues el primero de enero se inició una rebelión militar en Maracay y en la guarnición de Caracas encabezada por el coronel Hugo Trejo, que fue aplastada y controlada por el gobierno, en muchas ciudades la gente salió a las calles y se inició una fuerte represión que terminó ordenando el cierre de liceos y la persecución de dirigentes estudiantiles, mientras los gremios profesionales condenaban públicamente al régimen militar.   En ese marco el 21 de enero de 1958 amaneció con una huelga general de los medios de comunicación, por lo cual en horas de la mañana la Junta Patriótica desde la clandestinidad formuló un llamado a huelga general que comenzó antes del mediodía paralizándose en horas buena parte de  las instituciones y comercios del país.   El 22 de enero el alto mando militar se reunió en Caracas y acordó pedir la renuncia a Pérez Jiménez, quien en la madrugada del 23 de enero se fugó con su familia en el avión presidencial llamado “La Vaca Sagrada” rumbo a república Dominicana donde fue recibido por el dictador Rafael Leónidas Trujillo y de allí se refugió en España bajo la protección del dictador Francisco Franco.

Esa es la breve historia de las huelgas generales en Venezuela, tres en total, dos fallidas y una éxitosa, que han conducido a grandes cambios en la realidad  política del país.    Historia que vale recordar en vísperas del 26 de julio, cuando se inicia la cuarta huelga general en el país convocada por los sindicatos del país para validar el mandato popular del plebiscito del 16 de julio que reclama el respeto a la constitución vigente y el rechazo a la impuesta Asamblea Constituyente que se votará el domingo 30 de julio por acuerdo entre la presidencia, el CNE y el TSJ, al mejor estilo de la constituyente realizada en 1952 por Pérez Jiménez que terminó con diputados nombrados a dedo y el desconocimiento de la voluntad popular en las elecciones de ese año.   Esta huelga cuenta con el apoyo de un llamado a paro nacional formulado por la MUD para los días miércoles y jueves, a lo que sigue  una convocatoria a Caracas a partir el viernes para manifestar masivamente contra la realización del proceso electoral de la Constituyente Comunitaria.

La historia nos muestra como las constituciones son reformadas para mantenerse en el poder, ocurrió a lo largo del siglo XX y desde el advenimiento de Chávez al poder ha ocurrido en Venezuela,  pues vale recordar que su primera medida presidencial, apenas juramentado, fue proponer una nueva carta magna, que es la actual constitución bolivariana, y que nuevamente trató de reformar en el 2007, significando la primera derrota  electoral y la voluntad de la gente de no dejarse cambiar la constitución.

Mañana miércoles la historia se repite con la cuarta huelga general de nuestra vida republicana, destinada a preservar el respeto a las normas vigentes en el país, conmovido por más de tres meses de protestas con un saldo trágico de 103 muertos, miles de heridos, casi un millar de detenidos, centenares de comercios saqueados, más de un millar de protestas de calle y la mayor lista de violaciones de derechos de los últimos años.   El momento es coyuntural como pocos, estos días se definirá el futuro inmediato de Venezuela, el de nuestros hijos y hasta nuestra libertad individual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *