La agresión a periodistas es continua en estos tiempos

Una sociedad indefensa

En la foto se resaltan con detalle las armas que portan varios de los presuntos colectivos
En la foto se resaltan con detalle las armas que portan varios de los presuntos colectivos

Tras cumplirse en buena medida y en casi todo el país la huelga general convocada por los sindicatos y la MUD, con la intención de llamar a la reflexión al gobierno nacional para suspender la convocatoria a las elecciones inconsultas de la constituyente comunal, el balance es lamentable, 3 muertos el miércoles,  y al menos uno identificado del jueves, el joven ultimado en Cabudare estado Lara, decenas de heridos, más de dos centenares de detenidos, casi  dos docenas de urbanizaciones y edificios violentados y vandalizados por los cuerpos de seguridad y los colectivos que actuaron conjuntamente y usando armas de fuego que evidencian la escasa atención de quienes detentan el poder a lo que pretende decirles un gran sector del país.   La síntesis de este proceso es que tenemos una sociedad indefensa, cautiva en manos de quienes tienen las armas y ejercen la violencia.

Mientras en la tarde del jueves los sindicatos nacionales propusieron extender el paro nacional por tiempo indefinido, la MUD convocó para este viernes ya no a una toma de Caracas, pues el Gobierno prohibió la reunión y protestas en todo el territorio nacional a partir del viernes, sino que se decidió ampliar la protesta con una toma de Venezuela, acordándose marchas y actividades en todo el país para desafiar la amenaza represiva oficial.

Por su parte la respuesta oficial del jueves, por  parte del presidente Maduro, fue simplemente volver  a amenazar con meter preso a Freddy Guevara, vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN), diciendo “Tiene su celda lista el pichón de Hitler”, al tiempo que consideró que  “derrotaron” el paro cívico convocado por la MUD, a pesar de que s calles y avenidas del país estuvieron bloqueadas y con locales cerrados.   Finalmente en el mismo acto donde se encontraba responsabilizó a la oposición de haber asesinado a más de 100 personas en el marco de las protestas antigubernamentales, omitiendo que familiares de víctimas han denunciado que perdieron a sus seres queridos por ataques de cuerpos de seguridad del Estado como la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Policía Nacional Bolivariana (PNB) e incluso bandas de colectivos armados.  Tampoco mencionó los destrozos ocasionados por organismos de seguridad contra conjuntos residenciales que han sido reportados por vecinos de diversos sectores.

El colofón de la historia, apenas a dos días de realizarse la elección de la constituyente comunitaria inconsulta, como  debería ser por lo establecido por las leyes venezolanas; es simple, estamos con una población inerme ante un Ejecutivo que ejerce todos los poderes represivos con una crudeza sin parangón en la historia del país, dejando un saldo de muerte y tragedia a su paso que no se frena ante nada, sino que por el contrario, cada día parece multiplicarse y crecer  como una gigantesca bola de nieve que viene imparable montaña abajo.

Así atacaron este miércoles 5 de julio a los diputados en la AN
Así atacaron este miércoles 5 de julio a los diputados en la AN

Desde todos los rincones del mundo y de todas las maneras posibles se le ha pedido al gobierno nacional que no siga adelante con la constituyente, pero la respuesta es la misma, “el imperio trata de impedir el ejercicio de la democracia en Venezuela”,   la cosa ha llegado a tal punto que el primer mandatario hasta se ha ensarzado en discusiones con cantantes como Daddy Yankee o Luis Fonsí porque ha plagiado uno de sus temas para usarlo sin permiso en la campaña pro-constituyente, un desconocimiento absoluto de las voces de todo el globo, de los derechos de los demás, hasta el simple y muy penalizado derecho de autor.

Estamos en una sociedad indefensa que como en esas casas donde reina el caos y simplemente  está sometida a los abusos de quien se supone debería protegerla.  Hagamos el sencillo ejercicio de imaginarnos a la sociedad venezolana como una jovencita que vive en la casa de su padre, que en este caso sería el gobierno, quien se supone debe velar, cuidar y amar a su progenie, como lo dictan las más antiguas leyes naturales, pero que en lugar de eso abusa de ella y la maltrata continuamente imponiendo su única voluntad sin importar el sufrimiento que padece la hija.   Esa dolorosa visión parece ser el cuadro que hoy vive nuestra tierra.

Cuadro dantesco que parece avanzar hacia la tragedia, una que simplemente se podría evitar negociando, conversando, deteniendo acciones inconsultas y estableciendo aunque sea la propuesta de un acuerdo nacional, uno que permitiera a la hija y al padre de la casa vivir con la mínima armonía, garantizar los derechos de las dos partes y hacer de esa casa descuidada y raída, como está nuestro país, que se vuelva un lugar donde se pueda vivir y soñar.   Todavía no es tarde, siempre se pueden tender puentes y negociar, siempre se puede parar la violencia.