Oscar Romero Amaré se refirió al problema del control cambiario y su impacto en la economía

Cualquier solución a crisis económica pasa por cambio de gobierno

“Dólar negro” desatado en una Venezuela nerviosa por la constituyente

En un foro abierto realizado en el programa “Así es la cosa” por News 105.3 FM los economistas Oscar Romero Amaré y Fidel Hernández analizaron la crisis económica que atraviesa Venezuela, destacando el  comportamiento completamente atípico de la realidad en el país, pues además de existir discursos contrapuestos dentro del propio poder Ejecutivo, las mismas acciones emprendidas desde hace varios años ya lo único que han logrado es agravar notablemente la situación para conducirnos a los niveles de desastre que se viven en este momento con la inflación más alta del planeta, el mayor descontrol cambiario de nuestra historia y una situación de colapso que afecta todos los órdenes de la vida en la nación.

Romero Amaré comenzó señalando que  la realidad inflacionaria del país tenía dentro de sus principales orígenes el precio irreal fijado por el gobierno al dólar, desde hace varios lustros ya, que se determinó como una política de Estado al margen del comportamiento real del mercado cambiario, lo que ha ocasionado tres tipos de cambio a la fecha, dos determinados por el Ejecutivo a un precio ilusorio y un tercero fijado por el dólar negro o paralelo que ha surgido ante la dificultad de conseguir las divisas asignadas por el gobierno.

Desde su punto de vista esto simplemente ha disparado a niveles especulativos el precio de la moneda norteamericana, influyendo de forma exponencial en la devaluación del bolívar y disparando aún la constantemente creciente espiral inflacionaria; todo esto con el consabido y ruinoso golpe para la economía familiar del venezolano que se ha visto reducida a una fase de sobrevivencia.

Oscar Romero Amaré se refirió al problema del control cambiario y su impacto en la economía
Oscar Romero Amaré se refirió al problema del control cambiario y su impacto en la economía

Fidel Hernández por su parte se refirió  a la carencia de baremos que midan elementos absolutamente necesarios para conducir el rumbo de la economía del país, comenzando por que simplemente no hay reportes oficiales del índice inflacionario en el país, que deberían de acuerdo a las leyes ser emitidos por el Banco Central de Venezuela, ente rector de la economía nacional, y el único que tiene los mecanismos y personal para determinar claramente este vital marcador.  Según explicó desde hace años no se emiten boletines informando de este índice, lo que genera la proliferación de marcadores ponderados, desde los de las páginas web hasta el fijado desde el mes de enero por la Asamblea Nacional, que en esta semana ubicó el índice en 247 %.

Expresó además que los ponderados de inflación de las organizaciones continentales como el Banco Mundial estiman que Venezuela puede cerrar el año con una inflación superior al 700%, lo que en términos económicos significa una hecatombe, pues en cualquier nación con un índice inflacionario de 8 o 12 % ya se está viviendo una situación de crisis aguda.   Entendiendo con esto que los marcadores en 248 % indican una crisis coyuntural, que los venezolanos viven en carne propia cada día, cuando no pueden pagar los alimentos de la dieta diaria, hay carencia de medicinas, de repuestos, de insumos productivos para la industria y de cualquier cosa que se quiera buscar en una nación como la nuestra, donde además el deterioro del aparato productivo ha conducido al cierre de incontables empresas y de una crítica disminución de las capacidades productivas en todos los órdenes.

Romero Amaré acotó en este punto que una clara muestra de esa situación de crisis, generadora de alta conflictividad social, es claramente evidente en el precio de la canasta alimentaria, que afortunadamente calcula desde hace décadas el Cendas, y que actualmente pasa del millón doscientos mil bolívares para una familia de 5 miembros, cuando el salario mínimo – aumentado continuamente- no supera los doscientos ochenta mil bolívares.   Cosa que evidente no puede cubrir ni siquiera la cuarta parte del costo de los alimentos de un hogar, generando infinidad de conflictos y problemas sociales, como el desmedido e incontrolado auge de la delincuencia en Venezuela.

El economista Fidel Hernández habló de la elevada tasa de la inflación
El economista Fidel Hernández habló de la elevada tasa de la inflación

Ambos expertos coincidieron en apuntar que el problema es de una gravedad extrema, pues tiene su origen en todas las políticas económicas implementadas por el gobierno nacional, que se adscriben a un modelo de control estatal de corte comunista, ajeno por completo a las leyes del mercado que no se somete a patrones políticos, sino de comportamiento productivo.   Por ello dijeron que los diversos planes aplicados como recetas para resolver el problema, lo único que han hecho es agravarlo día a día, gestando la crisis más aguda de la historia del país, que atravesamos en la actualidad.

En su completo paseo por las diversas aristas del problema económico nacional, los expertos radiografiaron rápidamente las causas y consecuencias de la situación que padecemos en la actualidad, aún más complicada por el panorama violatorio al marco constitucional que se está dando en estos momentos a través de la implementación de una irregular Asamblea Nacional Constituyente que está actuando al margen de la Ley y decidiendo en diversas materias sin tomar en cuenta las realidades económicas, políticas y sociales de Venezuela.

Por ello como solución ineludible a la crisis, coincidieron también señalando que la única forma de revertir este desastre económico, es cambiando el modelo impuesto por el gobierno nacional, lo que dadas las circunstancias, pasa obligatoriamente por un cambio del tren Ejecutivo y de los responsables de todas las áreas económicas oficiales, que en 18 años no han logrado cumplir con la meta de impulsar el desarrollo y bienestar de los venezolanos, sino todo lo contrario han agravado la situación hasta niveles de ruina y desastre nunca alcanzados, afectando a la postre a todas las personas, a cada uno de los hogares de nuestra población, por lo que urge la activación de la ciudadanía para fomentar el cambio de la gerencia nacional, dentro del marco democrático que  comprende la constitución vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *