El desalojo del Rodeo develo discotecas, arsenales, motos, y hasta peluquerías caninas

La pesadilla de las cárceles venezolanas que se pone cada vez peor

La pesadilla en las prisiones empeora cada vez más
La pesadilla en las prisiones empeora cada vez más

Hace muchos años tuvo gran éxito en la cartelera del cine venezolano la película “retén de Catia” que trataba con la crudeza y poco arte de la época de retratar la realidad tras una de las peores prisiones del país.    Como film fue de baja calidad, pero un éxito en taquilla porque desnudó una realidad que todos sabían, pero de la que nadie hablaba, pues nuestras cárceles lamentablemente siempre han sido una pesadilla.   Por ello una de las primeras promesas del comandante Chávez fue acabar con ese sistema nefasto y humanizarlo.  Cosa que se supone ha sido el compromiso de estos 18 años de gobierno, en los que pensamos ya el problema debería al menos haber sido  minimizado.

Por ello  todo el mundo se alegró cuando el  27 de diciembre de 2016 la ministra para Asuntos Penitenciarios de Venezuela, Iris Varela, informó que en los últimos cinco años y medio, 96 cárceles del país han sido pacificadas, inauguradas e intervenidas, y aseguró que el sistema penitenciario venezolano “es el mejor del mundo”.      Lamentablemente la positiva afirmación no pasa de ser o bien  una expresión de buenos deseos a futuro o un burdo engaño comunicacional.

Pues mientras nos venden ese cuento de la bella durmiente la realidad nos muestra el más elevado hacinamiento de la historia carcelaria del país, con la menor cantidad de centros de reclusión, muchos de ellos todavía bajo el absoluto control de mafias de reos, conocidos como pranes que tienen privilegios como piscinas y discotecas, peluquerías caninas, parques infantiles y un parque de armas superior a los  de muchos cuarteles militares en el país, como quedó evidenciado en las famosas intervenciones de las penales de Margarita y de El Rodeo,  donde hasta tenían motocicletas dentro de la cárcel.

El desalojo del Rodeo develo discotecas, arsenales, motos, y hasta peluquerías caninas
El desalojo del Rodeo develo discotecas, arsenales, motos, y hasta peluquerías caninas

La historia ha sido tan negra en nuestras cárceles en estos últimos años que hasta casos de canibalismo colectivo, decapitaciones y cualquier otra barbaridad que se pueda ocurrir ha pasado en nuestras prisiones, donde desde al agua, hasta las celdas, camas, un plato de comida , armas y drogas por supuesto son motivo de un comercio que terminan costeando los familiares de los reos.  Mientras en las  cárceles se arman rumbas a las que acuden hasta vedetes de la televisión  y los pranes o jefes salen cuando y como les da la gana, llegando a controlar mafias de secuestro, extorsión y crimen desde las penales.

En síntesis la historia de nuestras penitenciarias hoy es peor que nunca, aunque Iris Varela se empeñe en decir que en las cárceles venezolanas  está naciendo “el hombre nuevo”,  que en tal caso será una peor especie de delincuente.

Lo paradójico de todo es que  hay nuevas regulaciones legales para humanizar las cárceles, pues  el 28 de diciembre de 2015 fue publicado en Gaceta Oficial de la República de Venezuela Extraordinaria N° 6207 el Código Orgánico Penitenciario que tiene como objetivo impulsar, promover, regular y desarrollar la organización, administración, funcionamiento y control del sistema penitenciario, de conformidad con las normas, principios y valores consagrados en la Constitución venezolana.     El reglamento estipula el respeto a los tratados, pactos y convenios internacionales suscritos y ratificados por Venezuela  en materia de derechos humanos, a fines de garantizar a las personas privadas de libertad su rehabilitación integral, progresiva y el respeto a sus derechos humanos, al hacer posible su transformación y reinserción social.

Estamos ante una realidad bizarra, donde por un lado se pregonan centros penitenciarios modernizados y la desactivación de los pranes, y por otro vemos como simplemente no llega comida para mantener a la población penada y todo el mundo tiene que pagar una vacuna si quiere seguir con vida.    Donde se trata con respeto y amistad a peligrosos criminales, si creemos todas las fotos de la ex ministra Varela abrazadita con peligrosos pranes y por otro se trata como peligrosos asesinos múltiples a  dirigentes políticos y jovencitos estudiantes que van a parar a una cárcel por las protestas antigubernamentales de los últimos años.       Mientras nuestras cárceles siguen siendo el territorio de la injusticia, las universidades del delito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *