La educación para el trabajo y oficios es un camino rápido a la prosperidad

Educación  la mejor vía para reconstruir el país

El arte y la cultura son una vía para la educación
El arte y la cultura son una vía para la educación

Hablar de la situación de Venezuela, del  éxodo de jóvenes y profesionales, de los graves problemas de gerencia y gestión pública resulta bastante descorazonador y en ocasiones pareciera que nos oscurece el panorama hacia el futuro, ya bastante negro por la aguda crisis económica, social, política y de seguridad que vive nuestra tierra.  En momentos como este, cuando se aproxima una elección regional con todas las condiciones para la trampa y la irregularidad, cuando centenares de venezolanos siguen siendo presos políticos, cuando los militares cobran más espacios de control y dan órdenes desde Pdvsa Gas Comunal hasta el sistema de comercio de Carabobo; consideramos más importante que nunca comenzar a vislumbrar las salidas posibles para  reconstruir un futuro bueno para todos.

En infinidad de escuelas del país aparece escrito un pensamiento de Simón Bolívar, que ha sido utilizado por todo el mundo y que sin embargo ningún gobierno ni de la cuerta ni mucho menos de la quinta, se ha dado a la tarea de poner en obra, se trata de “Moral y Luces son nuestras primeras necesidades”, en clara alusión que lo que más requiere nuestra Venezuela  – y sigue siendo así- ,es una conducta ética y moral y educación de alto nivel, las famosas luces a que alude el Libertador.   Quizá el intento más serio de un verdadero proyecto educativo de alto nivel se dio durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez cuando se puso en funcionamiento el plan de becas “Simón Bolívar” que envió una ingente cantidad de profesionales y estudiantes venezolanos a cursar estudios en el exterior, y unos años después el gran impulso que se dio a la educación durante el gobierno de Luis Herrera, cuando se creó la mayoría de escuelas y liceos que siguen funcionando en el país y hasta se desarrolló el ministerio para la Inteligencia que presidía Machado.

El resto no merece mayor  mención, pues simplemente se han generado cambios pequeños o para peor y no se ha implementado los planes que reclama un país que entienda  que su más valioso recurso no es el oro o el petróleo sino su gente.   Cosa que pareciera no terminamos de comprender en el país, donde  la preparación y calificación de la gente, su experticia y capacidad de respuesta, no son el recurso más valorado de la patria.

La educación para el trabajo y oficios es un camino rápido a la prosperidad
La educación para el trabajo y oficios es un camino rápido a la prosperidad

Muchas naciones del mundo han hecho de su gente el mayor capital de trabajo, y hoy son potencias mundiales, como es el caso en muy corto tiempo de Japón, una nación que sin recursos minerales de ningún tipo es una de las principales economías del mundo, con mayor estándar de vida para su población y en continuo desarrollo de nuevas tecnologías y posibilidades; otro aunque no le guste a mucha gente del gobierno, es Estados Unidos, y uno más Alemania, hoy la primera economía de Europa.

Para usar ese tesoro oculto e ignorado que tenemos en Venezuela, sólo faltan dos cosas, voluntad y decisiones desde el gobierno y la participación de la gente, pues si sólo tenemos acciones de gobierno, se puede lograr un cambio pero no es definitivo que reclama nuestra tierra, hace falta que todos entendamos que debemos tener una conducta ética y moral que respete las normas, que enfrente el facilismo, la piratería y el populismo que se han hecho norma en los últimos tiempos , combatiendo para ello el facilismo y la viveza de yo si me acomodo sin importar el resto, donde se determine el trabajo, el esfuerzo y la preparación como la vía para prosperar y edificar un mejor futuro para cada uno y para la sociedad.

Necesitamos mejorar nuestro sistema educativo, debemos formar para el trabajo, y quizá volver a la creación de los bachilleratos técnicos y las escuelas normales que tanto profesional de calidad le entregaron al país, hay que fortalecer los oficios y las artes que son un camino a la prosperidad rápida y el desarrollo de la microempresa, y debemos recuperar, invertir y fortalecer en nuestras universidades que tienen años de atraso tecnológico, de investigación y fuga de cerebros.   En síntesis, debemos  todos como uno solo,  trabajar en formarnos y formar a nuestra gente, en explotar el mayor filón de riqueza de Venezuela, nosotros los venezolanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *